lunes, 31 de enero de 2011

Final

Tuvo el tiempo justo de secarse la cara, oír como se cerraba la puerta para y quedarse para siempre con una cama deshecha, unos platos sin fregar, una mañana lluviosa; los ojos de una mascota y las lágrimas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario