sábado, 19 de febrero de 2011

Viejos conocidos

Conocer personas nuevas que deberían ser ya viejos conocidos...
o tal vez olvidar gente que jamás debí conocer o recordar personas olvidadas o simplemente divagar hasta quedarse con imágenes caleidoscópicas de películas porno...
Críptico como una lata de coca-cola repleta de cigarrillos o como un mp3 encendido en una habitación vacía.
La televisión vomita imágenes de otro tiempo mientras nadie se acuerda en que lugar aparqué mis convicciones amarillas.
De alguna manera logré esquivar ese día y regresé con una margarita ¿o simplemente me volví  a engañar?
A lo lejos parpadean los recuerdos que perdimos, las palabras olvidadas y los sueños burlones.

viernes, 18 de febrero de 2011

Metronauta

Viajar, descubrir, arañar, suspirar, arrastrarse...
En las entrañas de la ciudad con los penúltimos sueños agarrados a los párpados, con  los últimos deseos aferrados a las tripas.
 Soledad en la mañana, esas  miradas vacías de zombies asustados, esos  hoscos gestos de quienes rehúyen el contacto humano.
Metronauta deslizándose entre las sombras de los demás, metronauta jamás cansado, jamás derrotado.
Soledad en las noches oscuras y frías, soledad  heladora de silencios y gestos adustos...el metronauta avanza arrastrado por la multitud silenciosa; helador  silencio mientras las calles brillan de lluvia extraña con sabor a pasado.
Viajar, descubrir, arañar, suspirar...

jueves, 17 de febrero de 2011

Imágenes

Esas imágenes llegan sin avisar. Guardadas en algún rincón de un semi-olvido asaltan la mañana heladora.
Imágenes que pueden hacer sonreír con picardía o brotar una estúpida lágrima, Imágenes de noches frías y cuerpos calientes, de  miradas cómplices y caricias amargas...palabras de mal guionista y escalofríos.
Hay veces en que sueño y los sueños me persiguen todo el día...pero ¿para qué hablar de sueños? Hay mañanas en las que los sueños, los  deseos, los recuerdos y la imaginación se conjuran en apuñalarme despacito...y entonces parece que no hay lugar donde refugiarse.
Esas imágenes llegan sin avisar como en una mala película de serie Z, imágenes de seres que tal vez nunca existieron; imágenes sórdidas y procaces, imágenes  suaves y dulces con sonido estremecedor.
Y estas mañanas de viento helador en las que se desea estar en otra parte, en  otra realidad.

miércoles, 16 de febrero de 2011

Días de cielo cercano

Hay días extraños de sol azul y cielo cercano.
Hay días de opresión de en el pecho. Hay días de mañanas de cuerpo ajeno y pulmones demasiado cascados.
Hay días en los que solamente querría refugiarme durante un instante en la caricia y quedarme acurrucado entre miradas. Días de noviembre estrenado, de  ausencias presentes.
Hay días...
Tanto frío fuera como incendio interior.
Coleccionaba frases como otros coleccionan momentos o amaneceres, también  guardaba lágrimas para las noches con aroma a lluvia.
Tanto incendio interior como los atardeceres que se perdieron en la línea del horizonte buscando gestos cómplices.
Buscando, arañando, sintiendo... y sabiendo.
Saboreando, apurando  los tragos dulces, guardando  sueños, eludiendo  realidades...tanto frío que quema, tanto  incendio que hiela.
Fingir, fingir  y fingir...y hacer como que el pecho no quema y que los gritos no existen.
Fingir...conspirar.
Hurgar dentro del corazón para arrancarse las palabras, descender  hasta ese lugar en el cual brillan las tardes de café con hielo y conversación pausada. Estrujar las tripas para recuperar los sonidos de la brisa en los árboles y unos ojos brillantes que hacen volar.
Llenar espacios vacíos con expresiones dulces, uniendo  letras que consigan iluminar ,acariciar, rozar.

martes, 15 de febrero de 2011

Daguerrotipo

Esperaba solamente un gesto, un  indicio, una  tímida señal de algo que jamás llegó. Permaneció en el fondo del cajón atrapado en la fotografía de otros tiempos.

lunes, 14 de febrero de 2011

Ponzoña

Hablemos de los venenos.

Hablemos despacio y con una sonrisa en la cara mientras por dentro me pudro. Hablemos, aunque no tengamos tiempo ni ganas, aunque me de igual que el sol brille sobre el cabello. Conversemos de nimiedades mientras el olor a muerto se enseñorea dentro, arañando espacio poquito a poco.
Hablemos de venenos aunque solamente lo hagamos en sueños recurrentes y cíclicos. Podría mantener la conversación mientras las caricias cuentan otras historias muy lejos y la ponzoña corroe lo poco de bueno que queda de mi. Podría sostener la penúltima copa que golpea el hígado e ignorar la pestilencia…y no habrá otra posibilidad que dejar que fluya el veneno a borbotones, que se esparza más y más.

Hablemos de los venenos, pero sin prisas, haciendo que haga efecto, que me impregne de aquello que carcome y destruye.

Hablemos, aunque las palabras son solamente palabras, mientras que los gestos y los silencios gobiernan mi devenir.

Te hablaré de venenos cuando ya nada importe, cuando ya no signifiquen nada las noches húmedas bajo los soportales, cuando las olas no traigan más que algas podridas, cuando las estrellas oscuras ya no marquen la derrota ;te hablaré de venenos cuando no sea necesario porque jamás lo fue.

Hablemos de venenos; de esos que son suaves y dulces, de los que sedan el espíritu, de los que se guardan en una mirada o en una caricia…de esos que tomo hasta la hez para poder vivir, de esos que paladeo con fruición; hablemos de venenos.

Hablemos de ti.

sábado, 12 de febrero de 2011

Weekend 2.0

Viernes.  Nubes y fresquito. Las ciudades se desperezan con automóviles que bostezan y vagones de metro desangelados. Una sensación de punto y seguido, una sensación de doblar esa esquina que parecía lejana. Sensación de final de ciclo.

Carteles advirtiendo sobre brokers en celo. A lo lejos aun se pueden notar las marcas de los suicidas sobre la acera .Promesas que no sirven para nada. Respirar humo y expirar odio.

Odiar, odiarse; resistir y seguir bailando

 Dicen que sale el Sol, también aseguran que Molibdeno estuvo por aquí hace años. A veces puedo recordar como era el capitán Nak, pero desde que me robaron Praha los especuladores ya nada parece ser como antes.

Quizás el espejo esté demasiado ajado y Alicia Liddle ya no quiera pasearse por aquí o simplemente esté de orgía con el Sombrerero Loco y el Conejo...nunca se sabe

Solamente dejarse llevar por el calorcillo de la mañana esperando que los sueños no se conviertan en pesadillas

Conocer gente nueva que debería ser ya viejos conocidos...
o tal vez olvidar gente que jamás debí conocer o recordar personas olvidadas o simplemente divagar hasta quedarse con imágenes caleidoscópicas de películas porno...
Críptico como una lata de coca-cola repleta de cigarrillos o como un mp3 encendido en una habitación vacía.
La televisión vomita imágenes de otro tiempo mientras nadie se acuerda en que lugar aparqué mis convicciones amarillas.
De alguna manera logré esquivar ese día y regresé con una margarita ¿o simplemente me volví  a engañar?
A lo lejos parpadean los recuerdos que perdimos, las palabras olvidadas y los sueños burlones

Veremos en que queda todo esto...limpiaremos los restos de buenas intenciones y arrancaremos de nuevo sin pensar. Sin mirar atrás.
Los pequeños trocitos de mi corazón recogidos en una urna de metacrilato me acompañan en el enésimo fracaso. ¿No me crees? Sus ojos de carnerito me hacían reír.
Veremos en que queda todo esto. Por el momento se ha instalado en mis sueños y no hay manera de lograr que apriete el gatillo

Lejos, muy  lejos; allí  donde los sueños tienen forma de rostro, donde  las lágrimas se esconden tras las copas manchadas de carmín, donde  las chicas ya no piden dinero...tan lejos que no queremos volver.
Ayer me pareció atrapar un deseo, estaba tan cerca que casi pude rozarlo con la punta de mis dedos...se escurrió como algo blando, como  un espejismo; ayer  casi atrapo un deseo y creí ver una señal en las nubes. Se ven tantas cosas raras durante estos días tan extraños.
Esta tarde, sí esta tarde intenté no tomar la pastilla...pero es tan fácil cerrar los ojos y ver crecer los sueños que tienen rostro
Más tarde o más temprano el patético Nak dejará de cortarse el pelo al 2 y seguirá prisionero de sus babosos pensamientos, mientras  dejémosle elucubrar
a lo lejos dicen que hay un Océano...desde aquí sólo puedo verme sobrevivir
Las zapatillas, el  pelo corto y el sabor de la cerveza fresca .Algunos sueños se apelmazan en las sábanas revueltas. Suena la brisa nocturna y las canciones que jamás compartieron. Sabía las palabras adecuadas, pero no era tiempo de pronunciarlas....nunca habría tiempo.
Agarrado al vaso intentaba no naufragar, trataba  de escuchar las nubes o atrapar más imágenes  para noches como esta.
Solamente el sabor de sus muslos en los labios y otro sueño para sonreír.

viernes, 11 de febrero de 2011

Túnel

Saliendo del túnel. Un túnel negro y tenebroso donde se citan los miedos, las ansias, las derrotas, la desidia. Saliendo del túnel con pasos inseguros, tambaleándose.
Y tan poco es lo que me estremece...que un minúsculo resquicio consigue que se me humedezcan los ojos
Saliendo del túnel, desplegando las alas cansadas de tanto planear bajo entre sombras que no significan nada, entre reflejos de días que jamás fueron…saliendo del túnel negro como la peor de las pesadillas; saliendo finalmente a la superficie con la sonrisa como escudo, con los ojos brillantes y los brazos siempre abiertos…saliendo para encontrar aquello que más se desea y que hace estremecer…aquello que fue, es y será…aquello que es tan dulce y tan ácido…

jueves, 10 de febrero de 2011

The Verb

Una única palabra.Veía su mirada deconstruyendo su alma y paladeaba esa palabra.
Sentía sus manos acariciando su cuello, erizando  su cabello, sus  labios entreabiertos y abiertos.Una palabra para estremecer que salió de su garganta en un susurro, una  palabra rozando su oído, acariciando Esa palabra que sólo podía decir, casi  una orden, un  ruego, un  deseo...
Se pasó levemente dos dedos por sus labios mirándole a los ojos:
- Fóllame
Nak se desarmó viendo su mirada de tierna lascivia.

miércoles, 9 de febrero de 2011

La coleccionista

No era la pieza más valiosa de su colección, tampoco era la más rara, ni la más extraordinaria, ni la más vistosa, ni la que más trabajo le costó conseguir, ni la más atractiva.
Aquella pieza ocupaba un lugar discreto en  la serie de objetos que atesoraba en la estancia especial a la que había tenido que trasladar el surtido de elementos acumulados a lo largo de su azarosa vida.
No obstante algo había en aquella prenda que hacía que, en tardes melancólicas, tuviese la imperiosa necesidad de contemplarla de cerca, de disfrutar con sus contornos no demasiado bien rematados, de acariciar despacio los desperfectos de la talla, de disfrutar con los reflejos que emitía; y así se pasaba las horas gozando de unas sensaciones que no sabía muy bien de donde provenían.
No podía recordar donde la había obtenido. Por mucho que lo intentaba era incapaz de recobrar en su memoria el lugar o la ocasión en que, por primera vez, sus ojos vivos se posaron en el objeto. En ocasiones casi le parecía que  llevaba allí toda su existencia; tal vez una herencia de algún familiar poco conocido, un regalo hecho por compromiso; a veces sentía que formaba parte de su propio ser, que la llevaba prendida entre sus dedos, enganchado el aroma antiguo y lejano a su ropa.
Tras esos  momentos volvía a dejar el objeto en cualquier rincón de la estancia, no importaba demasiado donde; sabía que, cuando tuviese necesidad, lo encontraría sin tan siquiera pensar donde lo había colocado.

martes, 8 de febrero de 2011

Cicuta

Lo que no nos mata, no nos hace necesariamente más fuertes. Las cicatrices del alma quedan tan bonitas en el streaptease semanal, dice la bailarina de pies grandes. Las cicatrices del alma ayudan tanto a pasar malas noches, dice el estúpido chupatintas barrigón y miope.

Las maravillosas cicatrices del alma. Las cultivo con fruición, crecen, se alimentan de los sueños y de los recuerdos. Allí están: las antiguas, las irreconocibles, las de anteayer...y siento que ya queda menos para ser un fui, que la función no se acaba y que no llego al final del segundo acto.

Lo mejor será ver a través de las ventanas de  un futuro asqueroso mientras me termino esta penúltima copa de cicuta

lunes, 7 de febrero de 2011

Abend

Humo de algo más que un cigarrillo.Copas de mejunjes innombrables.Resaca.Mentiras.
Luces para epilépticos.Dándolo todo  sin recibir más que una estúpida sonrisa que nada arregla.
Ese dolor más allá de las órbitas de los ojos,Olor a algo conocido que no se puede nombrar y sonrisas de los tratantes de sueños.
Empujones y manos que buscan más cosas que las carteras.
"Aquí no hay reglas"-susurró en su oído y su lengua,lenta y ávida, recorrió su oreja.Patrañas noctámbulas para no condenarse .
Una imagen fugaz de ojos brillantes invitando a subir al coche.
Carmín y lentillas,petaca y suspiros.Afuera el frío o la nada
Nak decidió que ya era demasiado y se dejó ir...se estaba tan calentito allí.

Balada del condenado

...no me busquen, no  me busquen entre hermosos atardeceres ni entre frescos amaneceres con olor a calles recién regadas ,no me busquen en las calles soleadas y alegres ni en los callejones con olor a vómito y a orines, no  me busquen entre las sábanas de las putas de 100 € ni entre las noches absurdas de música imposible, no  me busquen en lejanas cumbres ni en áticos abuhardillados, no  me busquen en los dolores de pecho y los zumbidos de oídos, no  me busquen entre los viajeros del más acá ni entre los nómadas de ojos enrojecidos, no  me busquen en mañanas de paradas de metro vacías ni en estaciones de tren con olor a viaje; no, no me busquen, no  me busquen entre los gritos desesperados, ni entre las lágrimas agrias ,ni entre los labios deseados, ni entre los abrazos perdidos, no me busquen en las miradas que hablan ni en letanías absurdas; no, no me busquen entre palabras que jamás se dijeron, entre  frases no pronunciadas ni entre correo no enviado...,metronauta despistado, inútil constructor de conspiraciones inanes, exiliado de si mismo; no, no me busquen porque podrían encontrarme.

Helado

Helado. Tanto que ni me salen las palabras, ateridas; escondiéndose.

Rumiando el frío, masticando el hálito congelado de días invisibles, de silencios y de rumor lejano del Océano.

Acunado por la lluvia cíclica en los soportales. Arrullado por trinos de pájaros desconocidos.

Quizás no esté aquí ni en ningún otro lugar…quizás ni esté en mí; tal vez esté lejos luchando contra sórdidas historias que algún día creí dejar atrás o vague entre la bruma naranja de los atardeceres hastiados; quizás estaré perdido entre miradas y gestos que pertenecen a otros planos de la realidad.Demasiado lejos, demasiado aprisa…nunca es demasiado para lo oscuro, lo sórdido…viajando por abismos salados y conocidos con una extraña sonrisa en la cara y sensación de hastío.

Y encuentras una nota que ya no entiendes, que ya no explica nada, que alguien dejó olvidada:

"No esperéis nada más de mí. No; para qué aguardar algo de este ser: cansado de volar, hastiado de planear, ahíto de sol y de brisa en la cara esperando los aguaceros cíclicos y las ejecuciones rituales en Rydeen

No esperéis nada de mí: todo lo dejé atrás con alegría, desprendiéndome de aquello que me ataba a algún lugar, de aquello que decían que me pertenecía, de los amaneceres lilas con el sabor del viento azul atrapado en el paladar y las nieves del Ilthis pegadas a las suelas de las botas

No esperéis nada de mi porque ya no me posee nada más que el ansía por desparecerme.No esperéis actos extraordinarios, ni grandilocuentes palabras; dejemos todo eso a los tratantes de sueños que acechan ñandúes polacos en las esquinas de las calles de Falsend.

No esperéis nada más de mí...todo lo he tenido o jamás tuve nada. No esperéis nada más de mí…hace tiempo que decidí que este juego solamente tiene un ganador…y nunca pude ser yo."

Y no puedes más que sentir de nuevo el aguacero resbalando por tu cuello, la  brisa del Océano rasgando la piel, la  humedad anidando en el corazón. Y ya no hay regreso ni casi ningún lugar en el que esconder una sonrisa victoriosa y falsa...solamente esa sonrisa anclándome en luminosos horizontes.

Los otros

Desaparecerse. Esa sensación única e intransferible. Desaparecerse en otro y dejarse arrastrar hacia el pozo oscuro de la amargura y la desesperación.

domingo, 6 de febrero de 2011

Nak

Allí, al fondo de los abismos de la memoria se pueden ver las caras de aquellos que hemos intentado olvidar, aferrándose a las neuronas como nosotros al vaso  de gin-tonic.
Nak movía la cabeza al ritmo de una vieja canción para evitar sus miradas mientras observaba hastiado aquellas manos rugosas acariciando cuerpos de alquiler, anoréxicas de pechos estriados, maduras de gemido fácil, niñas de mirada lasciva mientras realizan profundas  felaciones.
Girando todo en un vórtice espacio-temporal estúpido y vacuo.
-Pásame la parka de matar ñandúes polacos- musitó Nak al oído de Kapek fotografiado entre salamandras.
Dijeron que al fondo de la barra se podían escuchar risas

Amanece

¿Sale el Sol?
Volar puede ser fácil, alguno lo sabe; lo difícil suele ser aterrizar, encontrar el lugar correcto donde lamerse las heridas, donde beberse la vida hasta la penúltima gota.
A veces son gestos, risas, una cara amiga que sonríe por la mañana...esa cara que nos negó cuando vomitábamos en la acera.
Siempre dejándose llevar; siempre escapando de los reflejos de los espejos...ayer me vi en una foto y quise aullar de dolor; me contuve; no quería que me enviasen de nuevo a la realidad y no me dejasen volar.
¿Sale el Sol? No importa, podemos ser tan brillantes como queramos mientras nos dure la ginebra fresca en el frigorífico y en la calle suenen los rumores de los disturbios.

Let´s talk

Hablemos.
Puede que ya poco nos tengamos que decir,aún así hablemos.
Hablemos de noches heladoras en tierras inhóspitas,de gatos que comían con la zarpa ,de cigarrillos egipcios,de carreras al barco.
Puede que ya poco nos quede por decir aunque podríamos hablar de casas frías y esquinces de tobillo o de chocolate para los enfermitos....quien sabe.
Hablemos de personas discretas,de personas que decepcionaron o sorprendieron,de amigos muertos o de aquellos que ya no forman parte de nuestra vida.
Allá,lejos,en un rincón de la memoria sobrevive aquel beso,una mirada...sobrevive de manera tan extraña,sobreviviendo al peso de los años...como un tesoro que recobrar en días oscuros.Allá ,entre las maravillas del pasado,creció poco a poco,alimentándose de palabras y sensaciones,de presencias ausentes y de ausencias presentes...
Hablemos ya que no tendremos más oportunidades en bastante tiempo.Hablemos de los muchachos de gafas o de las chicas rubias o solamente de borracheras compartidas o cenas en la creperia...hablemos del penúltimo,malo y triste polvo o del primer revolcón tras la cena en el asador...hablemos de soledad deseada o de compañía impuesta.
Seguro que poco nos tenemos que decir...nos conocíamos demasiado bien como para seguir mintiéndonos...ahora somos dos conocidos que se saludan amablemente en las fiestas de cumpleaños...hablemos de lo que nunca fuimos,de lo que seremos,obviemos lo que somos...eso ya no tiene remedio;aunque no hay nada que no arregle un gin-tonic.
Hablemos...hablemos de lo que siempre ha estado ahí,entreverado a mi carne,a mis pensamientos;dentro,muy dentro desde que sentí su piel...hablemos aunque ya ha pasado el tiempo,aunque ya nadie escuche...o también podemos hablar de mascotas,de desayunos de hotel barato,de pensiones,de perder la cuenta o de llorar,de corazones destrozados,de coches descapotables...hablemos de lo que vendrá,de casas en el campo,de niños correteando por el parque,de las personas nuevas haciendo las cosas de siempre,de las personas de siempre haciendo cosas diferentes,hablemos de que lo mejor está por llegar...

Hablemos...aunque ya hace demasiado tiempo que no escuchas desde el fondo del espejo

viernes, 4 de febrero de 2011

This is Andros Difalic calling.

This is Andros Difalic calling.There was a man called Capitan Nak, anybody has seen him?
Xa non sei que falo.Grazas.Ninguén escoita.Penso que xa non hai xeito de redimires as culpas.
Ela, sempre ela...de tantas formas, de tantas verbas, de diferentes aspectos e sempre o mesmo xeito de facermos sufrir.
Let´s talk
 Falemos...de tódolos xeitos xa non quedan verbas.

jueves, 3 de febrero de 2011

Zona 0

Allá, a lo lejos, dicen  que se oye el Océano;no un mar de postal, un  Océano enorme, oscuro  que traga atardeceres y suicidas cíclicos.
Allá, más lejos aún, dicen  que hay ciudades donde los bares sirven alcohol de arándanos y los aguaceros de media tarde rompen las almas.
Aquí.
No se sabe que hay aquí. 
Aquí es la zona muerta, el silencio, la opresión en el pecho, la luz extremadamente blanca de un mediodía inexistente, la oscuridad cómplice de una noche que no existió salvo en la memoria de algún loco.
Aquí.Aquí puedo encontrar algún pedazo que fui yo .Aquí puedo coleccionar palabras: las clasifico por colores, por olores, por  fracasos, por  mentiras piadosas, por  promesas que huyeron, por  tamaño;algunas las paladeo, algunas  las tiro contra la pared para ver si estallan o rebotan, otras las devoro para que me rasguen la garganta y me llenen de llagas el estómago.
Parece increíble, pero  a pesar de todos, sigo  escuchando las olas y sintiendo la lluvia en la cara,incluso puedo atrapar aquel roce y aquella mirada que sólo me pertenecen; sólo  a mí y a aquella que aún sonríe y tú jamás conocerás.
Aquí, a pesar de la colección de palabras, no hay expresión válida que describa la zona 0.Eso podría ser una lágrima, pero  las autoridades las han prohibido imponiendo sonrisas reglamentarias. Eso podría ser un gemido ahogado, pero  la noche es silencio rasgado por sirenas. Las palabras  terminan siendo letras sin sentido, cadáveres de animales en la cuneta, manchas  que emborronan las páginas de mi colección, tan hermosa como inútil, tan  enorme como vacía.
 Aquí puede haber un zorro amaestrado, un  agrimensor, unos  gemelos inquietantes, unos  soldados ebrios, algún  ñandú polaco, traficantes  de sueños y tierra baldía.
Dicen, que  donde bate el Océano, se  escuchan músicas que invitan a bailar y reír.
Aquí. Hablo y hablo, en  una cháchara estúpida,solamente quiero escuchar mi voz para lanzar carcajadas extrañas, atado a una silla mientras estallan en mi cabeza las inútiles palabras .Aquí, en  la zona muerta de la madrugada busco fragmentos del que fui para conversar con aquel que creí conocer. No es el Océano, es sólo una piscina:todo ilusión, espejismo.
Aquí. No se sabe que hay aquí, tal vez no quiero saberlo ,tal vez no deba saberlo,pero es tan fácil asomarse, tan  hermoso regodearse con el rostro pegado al límite.Me asomo, más  y más y puedo ver como me precipito y lejos, muy  lejos, el  Océano se traga atardeceres y colecciones de palabras.

Metamorfosis




Dicen que al fondo se ve una luz, una luz negra de astro oscuro implosionando.
No hay carreteras que devorar, hay restos de salitre y anocheceres, siestas de sueños extraños, palabras y silencios. Hay miserias cotidianas, caminos hacia ninguna parte...brillan negras estrellas sobre la ruta por descubrir...se termina la temporada de espejismos.......
Había una vez un bicho negro.

Bicho negro en un espejismo corriendo desbocado entre mis venas. Bicho negro tóxico que esparce dulce veneno. Bicho negro que nada a contracorriente...bicho negro ávido dando zarpazos y mordiendo, bicho negro a contrapelo, bicho negro encastillado entre mundos que algún día se resquebrajarán...pero eso no lo verán estos ojos que se van acostumbrando a la película traslucida de la crisálida....o tal vez de esta crisálida salga un bicho negro, sería curioso: un bicho negro conteniendo otro bicho negro en un juego casi demente de matriuskas.
Aquí dentro no se está tan mal, hace calorcito...arropado por todo aquello que quiero, arrullado por las músicas que amo, acunado por la brisa del norte y el murmullo de las olas...perteneciéndome sólo a mí mismo en mi mundo-crisálida; aquí dentro no se está mal ;tal vez te invite en alguna ocasión …y así, finalmente, ocupo un lugar en la habitación ,ese lugar cálido, en un rinconcito ,para no molestar y ser cuidado de cuando en cuando...la crisálida es cómoda y puedo adivinar los acontecimientos a través de ella...a veces.
Nadie dice que sea fácil metamorfosearse...nadie dice que sea mejor o peor que una mutación...cambiar...mudar la piel como una serpiente que se arrastra en el asfalto caliente.

La ciclotimia no es exclusiva. La ciclotimia parece a veces muy lejos en mundo-crisálida...la ciclotimia, los "ni pa ti, ni pa mí" y un perro del hortelano.
Destilándome dentro de la cubierta traslúcida, haciendo acopio de sonrisas que intenten suavizar la bilis...quema la garganta, se agarra a la lengua y a los dedos...metamorfosis...es así; poco a poco...bebiendo hasta el ultimo sorbo.
Sopla el viento balanceando la crisálida… y no trae nada que no conozca. Hay ocasiones en las que es mejor un silencio denso...un telón de noche de invierno
A veces la habitación parece demasiado pequeña: agobia y se hace difícil respirar...otras es enorme como un mundo para descubrir...las más es territorio inhóspito donde mis gritos no serán escuchados y me envuelvo en esos espejismos ilusionantes para dormitar en una especie de sedación paliativa.
Escoger, elegir, decidir...no huir hacia ningún sitio...caminar hasta donde me lleven mis inútiles convicciones...siempre se acaba llegando a algún lugar.
Y a pesar del manto protector sigue la congoja y el desasosiego...entreveo un cielo ajeno, vislumbro paisajes que no quisiera conocer que terminan envenenando mis sueños, adivino lugares sórdidos, imagino gestos lacerantes por cotidianos, conjeturo un Océano inexistente de olas negras... …

Brilla el sol, siento su calor atravesando la tenue capa de mi crisálida. Brilla el sol como en las postales baratas o en las malas fotos de verano.
La tarde sorprende con viento helador y nubes extrañas cargadas de aguaceros inciertos…a veces preferiría que cayese esa tromba de aguaceros míticos que asolaban Weisland o me empapase la niebla de arándanos…

Hoy solamente quiero dormir, dormir sin soñar…a veces ni el soñar sale gratis.
Sedado dentro de la crisálida…mal día para dejarse llevar por el sol danzarín y las canciones…mal día para reír o llorar…simplemente un mal día para aquellos que están fuera de la crisálida…sedado, arrullado por el murmullo de un mar que no existe…como no existen tantas otras cosas.


La brisa traviesa de la mañana, las nubes grises, la mirada cansada y triste de los espejos que rompimos, la cerveza que se derrama en el escote de las desconocidas, la copa tomada despacio paladeando el veneno que alimenta a los demonios, las sonrisas de los ciudadanos enseñando los colmillos, el cigarrillo consumido con ansia…empujando la crisálida con las dos manos; quizás aún no sea el momento de salir…

A lo mejor es buena idea quedarse aquí dentro, quedarse dejando la mente libre, vagando entre las brumas naranjas de la consciencia…caminando entre la lluvia malva de mis recuerdos, arrastrado hacia las playas donde aullaban los ñandúes polacos y los tratantes de sueños brindaban con licores que ya nadie conoce…a lo mejor es buena idea quedarse aquí notando como se alimenta el bicho negro desbocado con mis lágrimas, sabiendo que escarba hondo, que araña dulcemente las angustias…a lo mejor es buena idea quedarse aquí sintiendo crecer mis alas negras dentro de la crisálida…las alas que, extendidas,  harán palidecer al sol…
Y lentamente, al compás de la tormenta que se aleja, también huyen la congoja y la angustia…

Saliendo al exterior…ya no tengo frío, ni angustias, ni congojas…tal vez no tenga nada; tal vez porque nunca lo tuve…agito mis nuevas alas para fortalecerlas y decido comenzar a planear entre un cielo verde y el Océano oscuro…sólo existe el silencio y el rumor del viento.
Saliendo al exterior con la sonrisa en la cara y los ojos brillantes, dejando atrás la crisálida, abandonando ese envoltorio vacío…y el mundo parece menos grande e inhóspito.
Saliendo al exterior…cambiando la perspectiva, reinventándome, procurando antídotos…dejando en cada esquina del reloj una leve sonrisa, un abrazo cálido, una caricia suave para quien la necesite…y así, en lo real, iré construyendo lo imposible.