domingo, 6 de febrero de 2011

Amanece

¿Sale el Sol?
Volar puede ser fácil, alguno lo sabe; lo difícil suele ser aterrizar, encontrar el lugar correcto donde lamerse las heridas, donde beberse la vida hasta la penúltima gota.
A veces son gestos, risas, una cara amiga que sonríe por la mañana...esa cara que nos negó cuando vomitábamos en la acera.
Siempre dejándose llevar; siempre escapando de los reflejos de los espejos...ayer me vi en una foto y quise aullar de dolor; me contuve; no quería que me enviasen de nuevo a la realidad y no me dejasen volar.
¿Sale el Sol? No importa, podemos ser tan brillantes como queramos mientras nos dure la ginebra fresca en el frigorífico y en la calle suenen los rumores de los disturbios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario