viernes, 19 de septiembre de 2014

Nak 335.0

La pared amortiguaba las palabras aunque Nak podía distinguir los insultos de su vecina mientras se follaba a un oficinista que gritaba en un paroxismo de placer doloroso.Nak estaba tentado de llamar a la puerta contigua, recordó que le esperaba una copa de vodka caliente y una mala película.
Continuo escuchando el concieeto de aullidos hasta que no pudo más y cerró los ojos aantes de abrir la puerta de al lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario