sábado, 12 de febrero de 2011

Weekend 2.0

Viernes.  Nubes y fresquito. Las ciudades se desperezan con automóviles que bostezan y vagones de metro desangelados. Una sensación de punto y seguido, una sensación de doblar esa esquina que parecía lejana. Sensación de final de ciclo.

Carteles advirtiendo sobre brokers en celo. A lo lejos aun se pueden notar las marcas de los suicidas sobre la acera .Promesas que no sirven para nada. Respirar humo y expirar odio.

Odiar, odiarse; resistir y seguir bailando

 Dicen que sale el Sol, también aseguran que Molibdeno estuvo por aquí hace años. A veces puedo recordar como era el capitán Nak, pero desde que me robaron Praha los especuladores ya nada parece ser como antes.

Quizás el espejo esté demasiado ajado y Alicia Liddle ya no quiera pasearse por aquí o simplemente esté de orgía con el Sombrerero Loco y el Conejo...nunca se sabe

Solamente dejarse llevar por el calorcillo de la mañana esperando que los sueños no se conviertan en pesadillas

Conocer gente nueva que debería ser ya viejos conocidos...
o tal vez olvidar gente que jamás debí conocer o recordar personas olvidadas o simplemente divagar hasta quedarse con imágenes caleidoscópicas de películas porno...
Críptico como una lata de coca-cola repleta de cigarrillos o como un mp3 encendido en una habitación vacía.
La televisión vomita imágenes de otro tiempo mientras nadie se acuerda en que lugar aparqué mis convicciones amarillas.
De alguna manera logré esquivar ese día y regresé con una margarita ¿o simplemente me volví  a engañar?
A lo lejos parpadean los recuerdos que perdimos, las palabras olvidadas y los sueños burlones

Veremos en que queda todo esto...limpiaremos los restos de buenas intenciones y arrancaremos de nuevo sin pensar. Sin mirar atrás.
Los pequeños trocitos de mi corazón recogidos en una urna de metacrilato me acompañan en el enésimo fracaso. ¿No me crees? Sus ojos de carnerito me hacían reír.
Veremos en que queda todo esto. Por el momento se ha instalado en mis sueños y no hay manera de lograr que apriete el gatillo

Lejos, muy  lejos; allí  donde los sueños tienen forma de rostro, donde  las lágrimas se esconden tras las copas manchadas de carmín, donde  las chicas ya no piden dinero...tan lejos que no queremos volver.
Ayer me pareció atrapar un deseo, estaba tan cerca que casi pude rozarlo con la punta de mis dedos...se escurrió como algo blando, como  un espejismo; ayer  casi atrapo un deseo y creí ver una señal en las nubes. Se ven tantas cosas raras durante estos días tan extraños.
Esta tarde, sí esta tarde intenté no tomar la pastilla...pero es tan fácil cerrar los ojos y ver crecer los sueños que tienen rostro
Más tarde o más temprano el patético Nak dejará de cortarse el pelo al 2 y seguirá prisionero de sus babosos pensamientos, mientras  dejémosle elucubrar
a lo lejos dicen que hay un Océano...desde aquí sólo puedo verme sobrevivir
Las zapatillas, el  pelo corto y el sabor de la cerveza fresca .Algunos sueños se apelmazan en las sábanas revueltas. Suena la brisa nocturna y las canciones que jamás compartieron. Sabía las palabras adecuadas, pero no era tiempo de pronunciarlas....nunca habría tiempo.
Agarrado al vaso intentaba no naufragar, trataba  de escuchar las nubes o atrapar más imágenes  para noches como esta.
Solamente el sabor de sus muslos en los labios y otro sueño para sonreír.

No hay comentarios:

Publicar un comentario